Reflexiones de adviento

Segunda semana

Juan el Bautista dijo: "Todo valle se llenará" (Lc 2,5), pero no es Juan quien llenó algún valle; es el Señor, nuestro Salvador (...) "Y todos los pasajes tortuosos se volverán rectos". Cada uno de nosotros andaba perdido (...), y es la venida de Cristo que se cumple hasta en nuestra alma lo que ha enderezado todo lo que fue tortuoso. (...) Nada era más resistente que tú. Observa tus viejos deseos incumplidos, tus arrebatos y otras malas inclinaciones, para ver si han desaparecido: comprenderás que nada era más resistente que tú o, de una manera más expresiva, que nada había llegado tan bajo que tú. Tu conducta fue dura, tus palabras y tus obras fueron duras.
 
            Pero mi Señor Jesús ha venido: ha suavizado tus asperezas, ha cambiado en caminos unidos todo ese caos para hacer en ti un camino sin obstáculos, bien unido y muy limpio, para que Dios el Padre pueda caminar en ti y que Cristo Señor, habite en ti y diga: "Mi Padre y yo vendremos y haremos nuestro hogar en él" (Jn 14,23).


Origen (c. 185-253)
Sacerdote y teólogo
https://dailygospel.org/

Primera semana

Cada época del año tiene su razón de ser, y es en las circunstancias y acontecimientos cambiantes donde se produce una nueva vida y una nueva historia, marcando así un nuevo comienzo, un nuevo "tiempo" que influye en nuestra vida cotidiana.
 
El tiempo de Adviento nos recuerda la venida del Señor, nuestro salvador, que la promesa hecha desde la antigüedad está a punto de cumplirse. Las lecturas del día comienzan con una nota de urgencia y una llamada a toda la gente a estar alerta, “ y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño" Rom 13,11 para que no seamos sorprendidos porque ahora esta mas cerca de nosotros la liberación "el hijo del hombre viene a una hora que no esperamos".
 
Lo inesperado

El primer domingo de Adviento marca el comienzo de un tiempo que todos preparamos para la venida de Jesús en medio de nosotros, el nacimiento de Jesús en Navidad. Las lecturas del día nos invitan a prepararnos alejándonos de nuestras "obras de las tinieblas y poniéndonos la armadura de la luz", como Pablo amonesta a sus oyentes. Estamos invitados a vivir una vida de luz porque cuando nuestra conciencia se llena de la luz de Cristo, entonces no tenemos nada que temer.
Desde la apariencia exterior todo puede parecer bien y lo mismo y la vida sigue como la orden del día, como en "....casarse y dar en matrimonio....o moler en el molino... " expresado en el evangelio del día, pero internamente cada uno de nosotros tiene que responder de manera diferente a las gracias que ha recibido de Dios. Esto dependerá de cómo uno se ha estado preparando durante el tiempo que Dios ha dispuesto para él o ella.
 
En algunas partes del mundo, la decoración que marca las fiestas navideñas ya se ha colocado, y muchos otros también lo harán en el próximo mes de diciembre como preparación para el evento que se avecina: la Navidad. Los preparativos en nuestra vida son una anticipación de algo bueno que vendrá o se logrará en el futuro y a pesar de toda la preparación, mantenemos viva la esperanza de que se cumplirá.  El Señor nos recuerda hoy: "Tienen que estar preparados, porque a la hora que no esperan, vendrá el hijo del hombre".  Dejémonos modelar y guiar por las palabras de las Escrituras siguiendo el ejemplo de Cristo para reconocer Su hora de visitación aun en nuestras actividades diarias mientras esperamos Su gran visitación.
Por eso el Adviento es un tiempo de escucha, "subamos al monte... para que nos enseñe sus caminos y para que podamos caminar por su camino..." nos dice la primera lectura para estar bien preparados para recibir a nuestro salvador en Navidad. Que su preparación esté llena de alegría y de la expectativa de la nueva bendición que vendrá en su vida.
 
Padre Benard Mukeko Mutysia